1/7/08

Puntos y seguido

En esta semana o próximamente, entramos en una fase de punto y seguido para varios asuntos interesantes o importantes o no sé. Escojo tres.

Por un lado, se va a inaugurar (aunque no quieran llamarlo así) el flamante Palacio-de-Congresos- y-Ferias -auditorio-multiusos -teatro-público de la ciudad de Huesca. A estas alturas, podría repetir que muchas de las decisiones adoptadas me han parecido un dislate y lo que te rondaré morena. Pero ya no tienen remedio, salvo que la insistencia y la penitencia (en forma de cinturones apretados) sienten creencia y sirvan de experiencia, que todo rima, oye.

El punto y seguido tendrá que ser el aprovechamiento máximo de la cosa, que tan bonita aparece en diseños como el adjunto, que nos enseña la constructora adjudicataria.


A ver si me explico. En su día, el nuevo pabellón fue otra locura similar. Por la mitad, podríamos haber comprado algo parecido. Sin embargo, es evidente que hacía falta una instalación que sustituyera (con o sin ACB) al viejo hangar junto al parque. Nadie puede imaginar que siguieramos teniendo que llevar a esa nave tantas actividades deportivas o no. ¿Que el pabellón de San Jorge tiene horas vacías? Menos de las que creemos y que, en todo caso, no empañan su necesidad, aunque debería haber costado menos, repito.

Con el palacio de congresos y tal y tal, algo similar, añadiendo el matiz que supone la alternativa despreciada del Olimpia para lo escénico especialmente. O el mural, o... En fin, punto y seguido a regañadientes y porque no hay tu tía. Veremos, tras una Expo que parece arrancar en Huesca.

Con el mismo signo de puntuación, redacto mis pensamientos sobre los bienes religiosos aragoneses que siguen retenidos en Lérida. Los obispos (uno de ellos en funciones) se han puesto de acuerdo (a la fuerzan ahorcan las sentencias) y en 30 días, a casa. Naturalmente, habrá quienes se oponen desde las instancias políticas de la comunidad ¿vecina? y se avecinan nuevas fases del lío a causa del erróneo e insolidario prurito identitario. Al menos, nos espera un mes intenso o más tiempo, a partir de este punto y seguido. No es un asunto que me vuelva loco pero ha alcanzado un simbolismo inadecuado, por lo que convendría que fuera resuelto cuanto antes y ya que Aragón tiene razón y se la han dado...

Finalmente, me sigue teniendo en ascuas la situación de Mildred. De momento, nadie (ni el juzgado, ni los sindicatos, ni el Gobierno de Aragón, ni supuestamente Eusebio Lázaro) han tirado la toalla. Sin embargo, el suspense ha durado tanto que uno ya no sabe a qué carta quedarse. El punto y seguido estará en las inminentes decisiones judiciales, salvo novedad previa y urgente que (esperemos) sólo puede ser positiva. Doscientas personas y una ciudad entera lo merecen. Ojalá (del árabe hispanizado: si Dios quiere)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena inaguración. ¡Bien de jotas....!

Guillermo dijo...

No sé. Algo iban a hacer y antes que contratar una orquesta por ahí, pues jotas, aunque no les encuentre el punto, la verdad. Eso tiene un pase, pero ¿los fuegos artificiales no son un suma y sigue del dispendio?

Anónimo dijo...

Un edificio frío, feo, y sin alma. El mural, horroroso.

¿De verdad necesitábamos esta monstruosidad? ¿Ese dinero no se podía haber gastado en, por poner un sólo ejemplo, limpiar la ciudad?

Guillermo dijo...

No puedo opinar porque no he estado, aunque he leído y oído una mayoría de opiniones favorables al resultado de la obra aunque contrario al precio.

Yo creo que Huesca sí necesitaba un palacio de congresos y exposiciones, aunque su uso vaya a ser progresivamente mayor y algo decepcionante al principio.

Otra cosa es que podría/debería haber costado bastante menos, y la ciudad habría tenido la oportunidad de gastar esos fondos en otros fines. Sin duda.