5/12/07

¡Esa luz!

Me parece que vamos a padecer serios problemas de adaptación a algunas novedades que vienen.

Estoy de acuerdo en que debemos ahorrar energía. Los nacidos bajo el síndrome del "precio del barril de crudo", lo tenemos clarísimo. La amenaza del cambio climático añade más razones e incluso más importantes. La energía no sólo es cara y es limitada, sino que también contamina.

Sin embargo, hace cuatro días que estábamos reclamando que, por ejemplo, la iluminación navideña llegara a los barrios y no se quedara sólo en el centro. La Asociación de Comerciantes incluso se lanzó al "Huesca lúcete", ampliando las zonas con guirnaldas luminosas.

Ahora, parece que sobra. Aunque no han encontrado todavía la forma definitiva de restringir el gasto, caminamos en dirección contraria.

Ya sabes que IU propuso encender sólo desde el 15 de diciembre al 6 de enero. Como tenían que decir lo suyo y ser diferentes, la CHA planteó que fuera sólo del 24 al 6. Además, había que acortar el horario. Pero al final, van a analizar cómo hacerlo porque el mecanismo de encender-apagar no debe ser muy flexible y si se puede, encenderán a partir de este "puente" todos los días pero sólo hasta entrada la noche (parece razonable). Si no se puede, apagarán hasta el 15 y luego lo de siempre (parche para salir del paso).

Es verdad que pasa el Pilar y ya parece que sea todo Navidad hasta Reyes. Es verdad que se puede invertir en bombillas de bajo consumo. Es verdad que se trata de una forma de cierto derroche. Pero también es verdad que se trata de una costumbre que embellece y alegra nuestras calles.

¿No es mucho más salvaje que cientos de iglesias y monumentos de docenas de pueblos y ciudades estén iluminadas como una vedette durante todo el año y que cada vez se alumbren más y más? ¿No habría que meter mano por ley en calefacciones que achicharran y aires acondicionados que congelan? ¿No estaremos haciendo del cambio climático un tótem ante el que sacrificar simbólicamente algunas buenas tradiciones mientras se ignora el verdadero despilfarro y polución o se justifican mil chorradas?

Lo dicho: problemas de adaptación.

Sólo espero que no se carguen del todo (no parece) ese ingrediente de la Navidad, aunque quizá no tardarán tampoco en aparecer quienes utilicen tanto la lucha contra la contaminación como la peregrina idea de que celebrar una fiesta cristiana mediante coste público es anticonstitucional.

Pero ése es otro debate.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Somos un pais de hipócritas. Hace unas semanas se apoyó un apagón simbólico de 5 minutos de la luz de nuestros hogares como medida para luchar contra el cambio climático y el calentamiento global del planeta. Sin embargo cuando se propone una medida real y efectiva de reducción del consumo de electricidad PÚBLICA nos parece mal.
Estoy de acuerdo con el gasto innecesario de iluminación de iglesias y otros munumentos (es absurdo)pero lo que realmente es indignante es que cuando mañana cualquier grupo político plantee una moción de apoyo a adoptar medidas contra el cambio climático, así, en el aire y sin concretar, nadie dirá nada en contra y todos, incluido el PAR, lo apoyarán y serán los más ecologistas del mundo. Sobre todo si en dicha moción hay que instar al Gobierno de Aragón o al Gobierno de la Nación, pero en casa del herrero cuchillo de palo.
Me parece indignante que no se aprobase esa moción y que deban ser quienes están en contra de la misma los que decidan los días y el horario. Es como poner al lobo a guardar al rebaño.

Guillermo dijo...

Me parece que la moción sí se aprobó y por unanimidad. Al menos, así lo dijo la prensa. Con enmiendas y matices, pero al final lo que cuenta es que todos apoyaron la decisión final que comprometía al Ayuntamiento.

Otra cosa es que, en efecto, la aplicación haya quedado paliada en uno de sus efectos principales que incluso es más importante que el ahorro en sí que se pueda conseguir apagando las luces unos días. Ese efecto buscado era concienciar al personal, a nosotros.

En cuanto al dato en sí de menor gasto y contaminación creo que no se puede magnificar porque a expensas de lo que permita la técnica, puede ser que finalmente se cumpla prácticamente lo que decía IU con la única excepción de los cuatro días del "puente".

Pero sí, estoy de acuerdo en que más de uno hace el hipócrita porque realmente no se cree lo que vota.

Aunque ¿nosotros nos hemos creído realmente esto del cambio climático?

anónimo dijo...

La cuestión no es si creemos en el cambio climático o no. La cuestión es que tenemos que ahorrar energía, por huevos.
Puesto que cada vez llueve menos y por tanto, se produce menos energía hidroeléctrica, además de la oposición de los más "puretas" de la ecología de no permitir ni embalses ni centrales. El encarecimiento del petróleo, por diversas razones y algunas peligrosas y amenazantes como el Presidente de Venezuela o de Irán, y menos mal que el euro está más fuerte que el dólar, con lo que la factura no es tan pesada. Para ensombrecer más el panorama está la intención de nuestro Presidente del Gobierno, un tal Rodríguez Zapatero, de cerrar centrales nucleares, cuando es la energía del futuro, sino que se lo digan a los franceses que buen negocio hacen vendiéndonos electricidad de sus centrales nucleares, y que aunque instaladas en suelo francés, en caso de accidente petarán hasta los ceutíes, o sea, que hacemos el fato porque no nos libramos del riesgo, y encima la tenemos que pagar más cara. Por otra parte, las llamadas fuentes de energía alternativa, solar, eólica, etc., son insuficientes además que también les encontramos pegas, impacto visual, impacto sobre aves,…lo que se nos ocurra o incluso, el miedo a cualquier innovación, el ejemplo fue una noticia recogida en los medios de comunicación oscenses de unos vecinos de un pueblo cercano a Huesca que se alarmaron al ver que cerca de sus casas habían instalado un “huerto solar”. Por cierto, dichas casas construidas sobre terreno rústico. En fin, miedo cierto o imaginario en el tema del cambio climático, pero demagogia a espuertas para solucionarlo.

Guillermo dijo...

Rectifico en parte mi comentario: no sé qué mejillones hacen las luces de Navidad hoy día 5 por la tarde en unos Cosos con menos de un cuarto de entrada...

Sobre demagogias, nucleares, conflictos internacionales... me temo que todo forma parte de esas "novedades que vienen" ante las que vamos a padecer problemas de adaptación. La cuestión es que hay prisa, según dicen... No quiero olvidarme del hidrógeno como posibilidad aunque me resulta un verdadero arcano científico pero tiene sus partidarios.

Entre la prensa que devoro he leído alguna voz que avisa sobre la conveniencia de recuperar la energía nuclear en España, o sobre restricciones de carácter urbanístico a la inflación de huertos solares...

La cosa es que sí nos tenemos que creer el ahorro de energía, como opinas, pero hay que ponerle más de un cascabel al gato de la pasividad social.

Anónimo dijo...

Sólo una nota sobre las nucleares: Producen el 5% de la energía mundial. Si quisiéramos que llegasen al 25% del total de la energía mundial habría que abrir dos centrales nucleares nuevas cada mes desde ahora hasta el 2025.