6/9/07

Ineptos

Lo que ha sucedido con la escuela infantil municipal es un catálogo completo de ineptitudes.

Primera. Hace años que Huesca (igual que ya hicieron otras localidades incluso mucho más pequeñas) debía contar con este centro que, con carácter público, permitiera ampliar y complementar la oferta, para que los padres pudieran comenzar la educación de sus hijos o (no nos engañemos) tenerlos al cuidado mientras ellos trabajan. La mayoría absoluta llevó el asunto a su propio ritmo e interés.

Segunda. Cuando por fin se pone en marcha su construcción y apertura, se hace con limitaciones (unas 80 plazas nada más, sin servicio de comedor al final) y con unas tarifas realmente disuasorias: ¡resulta que es más barato llevar a tu niño/a a una guardería privada que a la escuela municipal! ¿Dónde se ha visto eso? Este aspecto del precio es todo un culebrón municipal. La primera propuesta de la gente de Elboj era una locura (que ellos aún así aceptaban) y fue retirada y revisada a la baja dos veces. Por cierto, los mismos partidos que ahora aparecen echando pestes de esos precios, en el pasado mandato NO SE OPUSIERON a las tarifas que finalmente se han presentado a las familias aspirantes. Sí lo hicieron a la versión inicial pero tras las rebajas, con una simple abstención, pasaron de largo. Ahora hablarán de barbaridad, de “mileuristas” y no sé qué más pero la escandalera tuvieron que liarla o mantenerla entonces igual que hoy. Claro que peores fueron los que votaron a favor: el grupo de Elboj en soledad suficiente.

Tercera. Encima el curso no puede empezar. El Ayuntamiento debía vigilar más de cerca o mejor esa obra para evitar lo que ha sucedido: no aprendemos porque no es la primera vez que construir un edificio público en Huesca se convierte en un absurdo de modificaciones y retrasos. El “suelo radiante” ha resultado una cagada de ejecución y hay que levantarlo entero. Puede pasar pero… ¿no había control para anticiparse?

Se están aplicando o se anuncian soluciones temporales, rectificaciones, arreglos, parches,… y sólo queda una pregunta ¿quién lo paga? Tú y yo y él y aquel. O sea, entre todos.

2 comentarios:

Luis dijo...

¿Y el personal? ¿Está todo contratado como si la guardería estuviese llena?

Guillermo dijo...

Hola Luis.
Según se deduce de las informaciones periodísticas, la respuesta es sí: toda la estructura fundamental de personal docente está contratado y presta sus servicios atendiendo a los 17 niños "recolocados" temporalmente en una guardería privada... Serán los niños mejor atendidos de España. Es una deducción.
Otro dato: si no estoy equivocado y al igual que las escuelas infantiles de otros municipios, las nóminas del personal corren a cargo de la DGA.
Pero también ese gasto entra en el saco del "entre todos" (los contribuyentes) lo pagamos. Conceptos que se me ocurren:

- personal al completo pero sólo para 17 niños
- compensación a la guardería privada que cede sus instalaciones
- déficit de costes o amortizaciones cuya financiación estaba calculada para una clases llena (y hay menos de la cuarta parte de niños)

Seguro que hay más