28/5/07

¿Tiempos nuevos?

Los resultados electorales municipales oscenses (toma ya, tres adjetivos seguidos) parecerían retrotraernos a 1999 o casi. Sin embargo, nada es igual, aunque muchos ciudadanos añoren un mandato destinado a reactivar Huesca y a encarrilar proyectos de crecimiento y diálogo que debían culminarse en el siguiente.

Nada es igual porque venimos de cuatro años donde se ha derrochado oportunidades y tiempo, a la vez que se dilapidaba el caudal político anterior en aras a un despotismo que los votantes y los no votantes han castigado.

Es decir, hace ocho años fue bastante con hacer poco para hacer mucho respecto a sus predecesores. Ahora, habrá que hacer mucho de verdad y sobre todo, diferente respecto al predecesor que, además, continúa.

Por lo pronto, mal empezamos cuando la culpa de perder ¡tres concejales! es de la abstención, según Elbogj. ¿No habrá pensado que muchos abstencionistas lo son con toda la intención de no votarle a nadie pero especialmente no votarle a él cuando antes sí le votaron? Visto así, la cosa es más reveladora. Demos un período de gracia: esa falta de humildad es sólo inercia y soponcio. Tras la descompresión se dará cuenta que en el sidecar no va él, sino algún/os compañeros imprescindible/s de pacto/s que harán de contrapeso en las curvas.

En cualquier caso, ¿se abren tiempos nuevos? Creo que es lo que piden/pedimos los oscenses: menos de algunas gilipolleces (a veces es Elbojg el que parece una escultura por tieso y por quieto) y más madera.

Huesca tiene pendiente la transformación y definición que otras capitales hicieron entre los 80 y 90. Podemos hacerla ya y entre todos o seguir como estamos.

El primer responsable de impulsarla es el rey wifi, porque así lo ha querido el personal con una colleja que ha llevado a ponerlo en la moto del sidecar para buscar a quien/es necesariamente irá/n en el carricoche dedicado/s a colaborar y corregir. Pero que nadie se olvide: él empuña la maneta del gas y pisa el pedal del cambio de marchas. Si nos estampamos, al maestro armero.

Su turno.

4 comentarios:

Luis dijo...

Bonita vuelta!

Guillermo dijo...

Hombre, gracias. Un tanto abigarrado el texto, casi compulsivo. Supongo que con los días se aclararán las ideas y las palabras. Y otra vez gracias Luis por dar un toque diferente a una campaña que en fin...

HombreRevenido dijo...

Buen análisis.
Yo personalmente sí espero que la necesidad de pactar le quite un poco el tufillo a este ayuntamiento.
Aunque soy de los que piensa que cualquier intento de la ciudad por mirar al futuro debe empezar por la gente de a pie. Los ayuntamientos suelen malgastar y estorbar, casi siempre.

Guillermo dijo...

Como suele ser habitual, los monos (por aquello de estar en el árbol y mirar desde arriba) tienen un mejor punto de vista y una opinión acertada.
Aunque yo también creo que en una sociedad en general pasota y desestructurada, el Ayuntamiento en efecto no debe estorbar pero sí aplicarse en un cierto papel de liderazgo o ariete...